Y llegó A

Madrugada miércoles 15 enero 2014…

Como todas las noches, me levantaba al baño por enésima vez. Pisaba el baño lo suficiente para haberme montado una tienda de campaña en el.
De repente noté un POP!! Si, tal y como había leído….un POP!!
Miré hacia abajo pero no vi nada fuera de lo normal, así que volví a la cama, a ver cuanto aguantaba sin volver al wc.
A los 15 minutos de volver a la cama……rompí aguas!!! y no fue de la manera que yo creía.

Desperté a marido y tranquilamente me di una ducha caliente pensando: “Ya ha llegado el día” Como lo estaba esperando. En unas horas la pequeña A estaría con nosotros.

Salimos a las cinco de la mañana hacia el hospital, y entré en urgencias, sabiendo que no me harían volver a casa.

He roto aguas“, dije. Enseguida me llevaron a la parte de maternidad del hospital e iniciar los tramites, examinarme y esas cosas. La matrona me dijo que iba ya dilatada de 2 cm y que eso estaba muy bien. Yo estaba muy ilusionada con lo que me había dicho, y pensaba que esto sería coser y cantar…ja!!! (Inocente)

Las horas que siguieron fueron bastante largas. Ya que estuve en planta hasta haber dilatado 4 cm, que es cuando se supone que podrían ponerme la epidural. El dolor de las contracciones aumentaba a medida que pasaba el tiempo. Bajé varias veces a monitores pero por lo visto aún estaba verde.

Resumiendo, cerca de 24 horas después de haber ingresado por urgencias, pasé al paritorio y tras cuatro horas dilatando con la epidural, en la segunda fase del parto, llegó mi niña. El 16 de enero a las 9.10 de la mañana, y después de 29 horas de trabajo de parto.  Tengo que decir que entre la epidural y lo dolorida que estaba tengo flashes de ese momento. Recuerdo ese momento en el que la sentí en mi cuerpo, recién salida al mundo. Lloraba mucho, pero cada lloro suyo era de felicidad.

Allí estaba nuestra pequeña, ya estaba con nosotros y estaba sana, era preciosa….que momento para no olvidar.

Hace una semana que supe lo que realmente era ser feliz…
Hace una semana que aprendí a saber lo que era el dolor por amor incondicional a alguien que aún no conocía…
Hace una semana que llegaste a nuestras vidas y nos haces mejores personas cada minuto que estás con nosotros…
Hace una semana que vivo embobada cada minuto del día…
Hace una semana que te conocí, y no puedo imaginar el resto de mi vida sin ti…

Gracias pequeñay bienvenida a casa, a nuestra vida… 🙂

2 comments

Add Yours

Nos interesa tu opinión, y si te ha gustado, compártelo. Gracias ;)

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s