El running y yo, yo y el running

Sabéis esa relación amor-odio que a veces surgen entre dos personas? Pues bien, yo la tengo, sólo que la otra parte no es una persona…es el running, ese deporte que está de moda, y que en mi época era el footing y se practicaba con una cinta en la frente, tal como venía la moda de los 80 y 90.

Y os preguntaréis el porque de mi relación amor-odio con este deporte. Es el típico deporte que siempre está en mis propósitos de año nuevo, o post vacacional y no llego a más de cinco sesiones con él. Dejadez? Aburrimiento? Fatiga? cansancio? Puede que alguna, o puede que todas.

Mis nuevas y motivantes zapatillas
Mis nuevas y motivantes
zapatillas

Cuando era adolescente, en clase de Educación FIsica, teníamos una prueba llamada, ” el test de Cooper“. Juro que maldije al tal Cooper muchos muchos años…..Seguro que much@s de vostr@s la recordáis también. Esa prueba era mi talón de Aquiles. Mira que me costó saltar el potro sin irme al otro lado volando, hacer el pino con miedo y casi caerme por la pared hacia un lado, y ya no digamos el pino puente.

Pero correr no era lo mío, que va, y me pasaron a junio.Aun recuerdo a mi profesor, un hombre mayor fumador y con barriga, todo el perfil de un atleta. Yo creo que vestía chandal como Kiko Rivera, a diario. Pero el hábito no hace al monje, y mi profesor están allí por casualidad fijo. Ese no había corrido en. Su vida ni cinco minutos, y si lo había hecho seguro que fue por fuerza mayor. Aún recuerdo escondiéndome tras los matorrales para fingir que daba una vuelta de más….Al final, lo pase, con mucho sudor y esfuerzo.

Es por ello que por orgullo y porque no me suelo rendir tan fácilmente cuando se me proponen las cosas,  voy a retomar (si es que algún día lo deje) el running. Para ello me he comprado unas zapatillas con poderes ( he dicho antes que el hábito no hace al monje? Ehmmm) y unos libros para cultivarme acerca de este deporte.

Las bases de este deporte en mis manos
Las bases de este deporte en mis manos

El otro día fue el primero, y si, creo que forcé un poco la máquina, porque ni con la ducha post running se me quitaba el rojo camarón guiri que se me había puesto en la cara.  La gente por la calle debía de estar flipando, y más las familias que estaban en los parques cuando pase corriendo, cual gacela. Y es que soy de cabeza dura y me dije que lo retomaba donde lo deje la última vez, es decir corriendo 15 min. sin parar….espero que el lunes no me de un sofocón, y que algún día pueda correr alguna carrera…..ehhhh vale dejemos lo en que pueda seguir corriendo jajaja…

3 comments

Add Yours
  1. aliesba

    Aaaaggghhh! Maldito Cooper de los… es que me acuerdo, y me pongo mala… también viví experiencias parecidas, quizás por eso aún hoy no me caen bien los profesores de Educación Física (trauma no superado).
    Yo ya me contento con andar a paso ligero, cosa que también es propósito anual que llevo a cabo uno de cada 10 días de los que me lo propongo, ains…
    Besitos!!

    Me gusta

  2. Orimami

    Ay el test de Cooper… la de veces que maldije a su inventor… Lo odiaba con todas mis fuerzas!
    Y me alegra que publiques este post justamente hoy, ya que me he propuesto salir a empezar un planning de running para principiantes de la mamá ingeniera… Ay que miedito tengo y que ganas de ponerme en forma, todo a la vez

    Me gusta

Nos interesa tu opinión, y si te ha gustado, compártelo. Gracias ;)

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s